11/10/2019

El domingo 6 de octubre, se colocó una baldosa a sus memorias en la Plaza Domingo Fidel Sarmiento. El encuentro fue convocado por Barrios x Memoria y Justicia Almagro y organizaciones de la Comuna 15. Estuvieron presentes compañeros,  amigos y familiares. Ambos fueron secuestrados por la dictadura cívico militar en pleno desarrollo del Mundial 78 y aún continúan desaparecidos.

El domingo 6 de octubre, se realizó un homenaje a dos militantes del peronismo revolucionario secuestrados en Parque Chas durante la última dictadura cívico militar que aún continúan desaparecidos. Se trata de Verónica Freier y Sergio León Kacs. El encuentro que se llevó a cabo en la Plaza Domingo Fidel Sarmiento y fue convocado por Barrios x Memoria y Justicia Almagro y organizaciones de la Comuna 15. También estuvieron presentes compañeros,  amigos y familiares de Verónica y Sergio León como así también organizaciones sociales, políticas y culturales de Parque Chas. 

Durante el acto hablaron Marisa Munczek, Eduardo Gurucharri, Mónica Grinspun, Viviana  Brass y María Freier. También estuvo presente Eduardo Jozami, exdirector del Centro Cultural Haroldo Conti que funciona en el predio de la ex ESMA.

“Las desapariciones fueron un acto público y un acto político, y el daño que eso causa en los seres queridos de los desaparecidos es muy tremendo. El miedo nos atravesó, el silencio nos atravesó, la soledad nos atravesó, entonces creemos que también públicamente eso se puede reparar. Reparar en la compañía de otros y en la solidaridad”, señaló en otro momento del acto María Freier, hermana de Verónica. Y agregó: “Yo estoy orgullosa de mi hermana y de mi cuñado Sergio. Pienso que no fue casual la detención y desaparición de ellos. Fue una pareja potente y formada que militaba, que pensaba en un mundo mejor, como pensamos muchos de los que todavía estamos acá. Verónica y Sergio eran potentes juntos, y eso la dictadura no lo soportó como no lo soportan estos gobiernos neoliberales que nos gobiernan. No soportan la potencia, no soportan la libertad, no soportan la transformación. Quieren vendernos un mundo de fantasías para unos pocos.”

La crónica dice que  el 11 de junio de 1978, mientras el país lloraba por el 1 a 0 contra Italia, y Perú goleaba por 4 a 1 a Irán, Verónica Freier (22 años) y Sergio León Kacs (23 años) eran secuestrados para no aparecer más. La pareja militaba en el peronismo revolucionario.

Según el testimonio de la hermana de Verónica, la fecha de desaparición es entre el 11 y 12 de junio, luego de una reunión familiar en El Palomar (Partido  de 3 de Febrero). A una hora determinada de la noche del 11, un hermano de Verónica deja a la pareja en la parada del colectivo 123 que los dejaría a unas  cuadras de su casa en Parque Chas. Eso es lo último que supieron de ellos y después ya no los volvieron a ver. Existe el relato de un vecino que dice que el 11 de junio vieron un Falcon en las inmediaciones del domicilio familiar de los Freier. Es muy posible que ambos nunca hayan llegado a la propiedad que compartían en la calle Barzana (ex Bárcena) 1580. En días posteriores a la desaparición, el padre de Verónica y el de Sergio fueron a la vivienda y pudieron constatar que estaba todo revuelto y que les faltaban varias pertenencias. Entre ellas, sustrajeron prendas de vestir, electrodomésticos (un combinado, un televisor, una máquina fotográfica, una pequeña calculadora perteneciente a Kacs, una lámpara de pie que la pareja había llevado de la casa de la familia Freier). Era costumbre que los grupos de tareas saquearan los domicilios de los militantes que secuestraban después de cada operativo.

La pareja fue llevada a un Centro Clandestino de Detención (C.C.D) desconocido, donde al menos Verónica fue torturada. Luego fueron llevados a la E.S.M.A. donde según testimonios de testigos, el 23 de septiembre de 1978, le “festejaron” el cumpleaños a Sergio, pero fueron “trasladados” antes del primero de octubre. Verónica estuvo en el sector “Capuchita” donde fue vista por Adriana Marcus y Amalia Larralde. “Todos esos testimonios alcanzaron para poder formar parte de la querella en el Juicio III de la Megacausa cuya sentencia se conoció el 29 de noviembre del año 2017.  Sus asesinos fueron condenados y la legitimidad judicial, si bien necesaria, no es suficiente. Sigue habiendo entre los acusados un pacto de silencio, un modo lamentable de continuar ejerciendo poder y aplicar sufrimiento sobre las víctimas y sus familiares”, expresa María Freier en una nota titulada “No me gustan los mundiales de fútbol”, publicada en la revista Haroldo, realizada en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

FUENTE: Parque Chas Web.

 on Twitter
Similar Posts