22/10/2019

Los oficiales que abatieron al remisero Claudio Romano quedaron imputados por exceso de uso de fuerza.


Pero el misterio que envuelve al caso sigue existiendo. Claudio Romano tenía lesiones que se habría autoinfligido con una navaja, según explica la jueza del caso, la misma navaja con la que después atacaría a la policía. 
Los policías, que fueron agredidos por Romano, parecerían haberse excedido en el uso de fuerza y es por esto que los procesaron por homicidio en Villa Crespo.


La jueza Ángeles Gómez Maiorano explicó en su resolución que “no ha sido posible establecer factor alguno que explique el motivo por el cual Romano presentaba lesiones en ambas muñecas y en el sector del abdomen”. La jueza tampoco encuentra respuesta al porqué de los ataques a los efectivos de la Ciudad y el entorno del chofer tampoco logró explicar el motivo.  Tanto es así que la pareja de Romano, Lucía Sanchez, declaró que él “no consumía drogas, ni alcohol, no tenía enemigos ni peleas en los últimos tiempo, que no tenía problemas psiquiátricos ni estaba sometido a ningún tratamiento.


Lo único que pudo reconocer la esposa de Romano fue el hecho de que él se habría comprado una navaja para defensa propia.


Todas las personas que habían tenido contacto con el chofer durante ese día, pasajeros y encargados de supermercados, todos declararon que vieron a Romano de buen humor, sonriente y feliz.

 on Twitter
Similar Posts