30/06/2017

El barrio La Carbonilla, ubicado La Paternal, quedó fuera del proceso de integración social y urbana que anunció el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta durante 2016 para cinco barrios de la Ciudad: barrio Carlos Mugica (ex Villa 31-31 bis), barrio Rodrigo Bueno, el Playón de Chacarita, Villa 20 y barrio Lamadrid o Pedro de Mendoza.

Este barrio no cuenta con ningún organismo estatal, ni el Instituto de la Vivienda ni la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión, encargado de pensar las soluciones definitivas e integrales a sus necesidades. La Unidad de Gestión e Intervención Social (UGIS) es el único organismo estatal presente pero sólo atiende la emergencia.

En 2014, el barrio eligió democráticamente a sus representantes en el marco de la Ley N° 148 y conformó su Junta Vecinal. El siguiente paso era iniciar el proceso de re-urbanización participativo, pero el Gobierno de la Ciudad decidió no avanzar.

El año pasado, el Gobierno porteño eligió las villas a urbanizar y excluyó a La Carbonilla, sin respetar el procedimiento y la institucionalidad creada por la Ley N° 148 que crea la Comisión Coordinadora Participativa. En esta Comisión se tenían que reunir los representantes de las villas de la Ciudad con los funcionarios del Gobierno y legisladores.

En esta “Mesa” de urbanización de la Ciudad se tendrían que adoptar las decisiones estructurales de los procesos de urbanización de las villas. Entre ellas, las prioridades de los procesos de urbanización y por dónde se iniciarían estos procesos.

Es decir, la decisión sobre qué villas serían las primeras en urbanizarse o que partes de villas iniciarían su proceso de urbanización correspondía a la Comisión Coordinadora Participativa. Tomar esta decisión no es una facultad solitaria del Gobierno de la Ciudad. Debe adoptarse conjuntamente con los habitantes de las villas.       

Esto no fue respetado por Horacio Rodríguez Larreta que de forma inconsulta y unilateral decidió en qué villas se iniciarían los procesos de urbanización y se destinaría gran cantidad de presupuesto público.

El barrio posee espacios públicos y vías públicas bien conservadas, buenas edificaciones, una densidad constructiva y poblacional no muy elevada, cercanía y apertura a vías públicas y calles reconocidas formalmente. Sus condiciones son muy favorables para una re-urbanización con muy bajo costo y sin una alta complejidad.

Por otra parte, en otros barrios de la Ciudad, en similares condiciones jurídicas, asentados sobre terrenos nacionales ferroviarios, como el Playón de Chacarita, por las condiciones políticas y la coordinación entre Ciudad de Buenos Aires y el Estado Nacional, se iniciaron procesos de integración socio-urbana.

Por estos motivos, la Junta Vecinal conjuntamente con el Observatorio del Derecho a la Ciudadpresentaron un pedido al Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y al presidente del Instituto de la Vivienda (IVC), Juan Maquieyra, para que finalice con la discriminación contra el barrio La Carbonilla y adopte las medidas para iniciar su integración social y urbana.

 on Twitter
Similar Posts