Asfalto

28/01/2019

Los trabajos irán desde Juramento y hasta Avenida de los Incas. Algunos vecinos apoyan la obra por el mal estado que tenía la calzada. Otros dicen que se pierde el patrimonio y que habrá más riesgo de accidentes por alta velocidad.

El Gobierno de la Ciudad avanza con su proyecto de asfaltar toda la Av. Triunvirato. Algunos tramos ya están realizados, el que va desde Monroe hasta Parque Sarmiento, y el que se abrió este año entre Elcano y Lacroze. Ahora falta concluir desde Monroe hasta Av. Elcano, en los barrios de Villa Urquiza, Parque Chas y Villa Ortuzar. Una medida que despertó tanto elogios como críticas de los vecinos.

La obra se está llevando adelante en el tramo entre Juramento y Avenida de los Incas, aunque la idea es cubrir todos los tramos con adoquines, que van desde Monroe hasta Elcano. Las obras avanzan de noche, para no entorpecer tanto el tránsito, según informaron en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

Es que la calzada de Triunvirato tiene parches de todo tipo. Entre Monroe y Parque Sarmiento, y entre Elcano y Lacroze, la avenida ya estaba asfaltada hace tiempo. Pero en el tramo central presenta tanto zonas con material como con piedra. Y ambas, con baches, pozos y huellas evidentes de la falta de mantenimiento.

Entre los vecinos y las organizaciones barriales, la decisión del Gobierno porteño genera diferencias. Están quienes pretendían preservar una postal histórica del barrio, ya sometido a grandes transformaciones. Otros temen que, con asfalto y un suelo parejo, el tránsito circule más rápido y se vuelva peligroso por la alta velocidad.

En cambio, muchos otros habitantes del barrio aseguran que el mal estado de la calzada justifica la llegada del asfalto, porque como la avenida soporta mucho tránsito y el paso de varias líneas de colectivos, el adoquinado siempre iba a ser deficiente.

Un argumento similar emplean desde siempre en Espacio Público: los adoquines se justifican en las zonas históricas de bajo tránsito, no en las avenidas con mucho flujo vehicular. Reparar una cuadra con adoquines, además, es cuatro veces más caro que arreglar una de material, porque demora un mes. En cambio las de asfalto se pueden hacer de a dos por día.

Por lo pronto, el cambio en Triunvirato es distinto a otros antecedentes en los que la remoción de los adoquines terminó con recursos de amparo de vecinos y con el Gobierno teniendo que recolocar las piedras, como sucedió en otros lugares.

Polémica

El adoquinado de la Ciudad está protegido por la Ley 4.806 del año 2013, por ser Patrimonio Cultural porteño. Se define como calles adoquinadas todas aquellas cuya superficie pavimentada no supere el cuarenta por ciento.

Asimismo, el artículo 27 de la Constitución de la Ciudad establece “la preservación y restauración del patrimonio natural, urbanístico y arquitectónico”; la Ley N° 1227 de protección del Patrimonio Cultural de la Ciudad; y específicamente, la Ley N° 65 que ofrece protección a “las vías circulatorias secundarias, adyacentes y/o circundantes a monumentos o lugares históricos de la Ciudad de Buenos Aires cuyo solado se encuentre actualmente ejecutado con empedrado o adoquinado”.

Pero en noviembre del año pasado, la Legislatura aprobó una modificación de la ley para permitir la remoción de aquellos que estén desgastados o destruidos y para autorizar el uso de los deteriorados y removidos Comunas respectivas sobre qué calles se quieren proteger patrimonialmente. Este ítem no se cumple pero tampoco sería un obstáculo para el ejecutivo porteño, ya que cuentan con la mayoría de juntistas que les responden en las 15 comunas. Triunvirato quedó fuera de la lista de calles adoquinadas protegidas por ley desde 2013.

 on Twitter
Similar Posts