25/03/2019

Es hasta que se realice el estudio de impacto ambiental correspondiente y se celebre una audiencia pública.

La Justicia porteña suspendió la explotación del microestadio Buenos Aires Arena, en el estadio de Atlanta ubicado en Villa Crespo, hasta tanto se realice el estudio de impacto ambiental correspondiente y se celebre la audiencia pública, de acuerdo a la Ley 123 de la ciudad respecto de las obras con alto impacto. La medida era reclamada por los vecinos, quienes vienen denunciando desde hace varios meses las irregularidades en torno a esta megaobra.

La decisión fue del juez Aurelio Luis Ammirato, quien ordenó hacer lugar a la medida cautelar y, en consecuencia, suspender la explotación económica del estadio, así como cualquier actividad cultural, deportiva y social a llevarse a cabo en dicho predio.

Ammirato tomó la decisión a partir de una acción de amparo por parte de Andreina Luca de Caraballo, presidenta de Fundación Ciudad, que reclamaba ante el cambio de magnitud de la obra con respecto a los estudios técnicos correspondientes.

Sin embargo, la medida judicial no suspendió las obras que están avanzadas: “La empresa ejecutora ha informado que en la actualidad emplea aproximadamente a unos trescientos (300) trabajadores (v. punto 8.18 de fojas 398 vta.). Teniendo en cuenta esta situación, el grado de avance de los trabajos constructivos y el hecho de que las objeciones que se efectúan al proyecto no se relacionan con la construcción de la obra sino con la explotación del emprendimiento, cabe ejercer la facultad conferida por el art. 184, CCAyT –aplicable al amparo en función de la supletoriedad prevista en el art. 26, Ley 2145–, y modificar en parte el objeto de la medida cautelar en procura de hallar un dispositivo precautorio que resguarde de manera equilibrada el conjunto de los intereses en juego, teniendo prioritariamente en mira la eficaz protección de los derechos colectivos implicados”.

El problema planteado por los vecinos está relacionado con el tamaño del nuevo proyecto. La superficie total pasó de 11.000 m² –en el proyecto original aprobado en 2015– a 28.000 m² y la capacidad del estadio, de 8.000 a 16.000 espectadores, casi el triple que el mítico Luna Park.

La Agencia de Protección Ambiental porteña, el área encargada de realizar el estudio de impacto, aún no había sido notificada del fallo.

Se prevé que el estadio albergue más de un centenar de shows por año y la inauguración se pactaba para el segundo trimestre del corriente año. El Arena tendría una capacidad para 12.000 espectadores sentados, con la posibilidad de expandirse para alojar a 16.000.

Para llevar adelante el emprendimiento, LA NACION convocó a la compañía de entretenimientos más grande del mundo, AEG Worldwide, que opera más de 120 arenas en todo el planeta, entre ellos, el 02 de Londres, el Staples Center en Los Ángeles, el T-Mobile Arena en Las Vegas y el Mercedes-Benz Platz en Berlín. Desde hace más de 20 años, esta compañía tiene un rol central en la transformación de la industria del entretenimiento en vivo gracias a su red de arenas en todo el mundo.

 on Twitter
Similar Posts